Comparte
“¿Cómo aceptar lo que no me gusta en ti?”
“Necesito que cambies…porque yo no puedo con eso”

Estas son unas típicas frases con las que yo me he visto envuelta en relaciones que me cuesta aceptar… ¿Te suenan?

Estamos acostumbrados a mirar siempre fuera, juzgando como es el otro, intentando identificarnos con lo que nos agrada y rechazando lo que nos desagrada. Evidentemente nos cuesta aceptar lo que más se aleja de nosotros, sin embargo, es verdad que no podemos ver lo que no tenemos dentro. Eso es lo que nos dice la ley del espejo, la cual ha sido divulgada por el japonés Yoshinori Noguchi. La cual nos dice que todo lo que percibimos es un reflejo de nuestro interior. Al principio pudiera sonarte un poco raro esto. ¿Cómo puedo yo ser violento? ¿Cómo podría ser mala persona? ¿Cómo podría ser tan egoísta? Un millón de preguntas más podríamos hacernos y seguir sin entender como puede algo tan desagradable fuera estar dentro de nosotros.

Pues tras investigarlo personalmente puedo decirte mi conclusión al respecto. Lo que percibes solo puede esta dentro de ti. Es decir, si ves algo que te parezca violento, eres tú el que le da el color a la violencia, el significado, el sentimiento y la sensación. Por lo que, evidentemente está dentro de ti. No significa que “tú seas capaz de hacer lo mismo”, sino que esa violencia también existe en ti. No tiene porque que ser de la misma manera, pero si de la misma naturaleza.

A medida que te abras más a esta teoría, mas cerca estarás de poder reconciliarte con lo que te desagrada de las personas y eso te ayudará de manera directa a mejorar tus relaciones.

¿Cómo? Aceptando lo que sientes con lo que ves fuera.

Aquí te voy a dejar 4 diferentes maneras en que la ley del espejo puede ser aplicada. Estoy segura que cada una de tus relaciones “que no funcionan” caen en alguna de ellas.

Para hacerlo más divertido, puedes coger un boli y un papel. Escribir la “actitud” de la persona y poner a un lado cual de estas 4 formas en que la ley de espejo se está reflejando en esa persona corresponde:

  1. SIMILITUD. Lo que veo es igual a mí, pero no lo admito. Estás aquí si lo que ves te molesta, te irrita o te hace sentir algo desagradable dentro.

Ejemplo: “Una mujer está enfadada porque ha pillado a su esposo en una mentira, ella muy enfadada e indignada dice “como puedes mentir, yo nunca te he mentido”. En realidad, esa mujer probablemente nunca le ha mentido a su marido, pero si a su madre o a una amiga o a su jefe”

¿Cómo transformarlo y aceptarlo?

La manera de transformar una similitud, es aceptando esa manera de actuar en ti, de esa manera lo harás consciente y transformarás tu actitud, de manera natural eso te irá molestando menos en los demás y lo dejarás de atraer o ver en tu vida.

  1. OPOSICIÓN. Nos suele molestar justo lo opuesto a lo que nos agrada. Nuestros juicios van de un extremo al otro, sintiéndonos mucho más identificados en un lado y sintiendo rechazo por el otro extremo.

Ejemplo: “Un hombre se considera totalmente calmado y sereno y no entiendo como alguien puede perder los estribos y gritar y perder el control”. En este caso el rechaza lo opuesto y le confirma lo que “no es” y lo que “no quiere ser”

¿Cómo transformarlo y aceptarlo?

La vida esta llena de dualidades, darnos cuenta de que estamos siendo extremistas, nos puede ayudar a ser más flexibles en la vida, pudiendo aceptar y reconocer que los extremos son malos (incluyendo nuestro extremo). Volviéndome consciente de ello, puedo ser más tolerante y reconocer que existe un punto medio en toda actitud.

  1. COMPORTAMIENTO CON TERCEROS. En este caso nos molesta ver que alguien sea de una manera especifica con otros frente a ti. Molestándote y mostrándote como tú también te comportas con otras personas. Rechazar esto, te vuelve en contra de ciertas personas y te aleja de verte a ti mismo. Si te molesta lo haces también.

Ejemplo: “Una madre esta enfadada con su marido por la manera que tiene de gritar a los niños, se enfada y considera reprobable como se comporta con los niños y lo hace gritándole también”. En es momento la mujer grita al hombre, como el hombre grita a los hijos. Son espejos haciendo lo mismo a otros.

¿Cómo transformarlo y aceptarlo? Cuando te molesta como actúa alguien con una tercera persona, date cuenta de que es lo que está haciendo y reconoce que tú también te comportas así con otras personas. En ese momento se transformará la manera en que tratas a los demás y esas situaciones dejarán de aparecer en tu vida y dejarán de molestarte.

  1. IDEALIZACIÓN. En ocasiones idealizamos como se “debe comportar” una madre, un hijo, un novio, un amigo. Y cuando esa persona no se comporta como nosotros “esperaríamos que se comportara”, rechazamos por lo decepcionante que es. Este espejo nos demuestra que nosotros ponemos expectativas en las personas fijándonos en un “ideal” inexistente y no vemos a las personas como son en realidad.

Ejemplo: “Un hombre idealiza a la mujer con la que sale, por ser guapa y bien educada, considera que se portará igual con sus amigos y familiares, sin embargo, en la segunda cita, la mujer bebe un poco de más, y se ríe mucho con uno de sus amigos”. El hombre decepcionado elige no volver a salir con esa persona.

¿Cómo transformarlo y aceptarlo? Observar y dar oportunidad a las personas que digan, hagan y sientan lo que desean, nos ayudará a ser flexibles y conocer un sinfín de personalidades que nos pueden aportar, sin juzgarlas, simplemente conocerlas sin expectativa ni prejuicios.

Este articulo va un poco sobre relativizar todo lo que nos molesta en las relaciones y de las personas. Abrirnos a una perspectiva amorosa de que todos en realidad somos iguales y que podemos comportarnos de distintas maneras según las situaciones y las circunstancias. Todo lo que ves eres tú, lo creas o no, está en ti. Darnos cuenta de ello puede liberarnos de mucho sufrimiento. La transformación de nuestras relaciones está dentro de nosotros.

Gracias por leerme y por permanecer.

Namasté

Mariana

Sino has leído la primera parte de esta trilogía te dejo el enlace aquí: Aceptar – ME

Abrir chat